Los cánceres infantiles en Europa: se han hecho progresos, pero aún queda mucho por hacer

ECCO-la Organización Europea del Cáncer

Cada año en Europa, 6.000 jóvenes mueren de cáncer, y dos tercios de los que sobreviven sufren de efectos secundarios relacionados con el con el tratamiento. Aunque se han realizado progresos considerables en el tratamiento de los cánceres infantiles en los últimos decenios, y el cáncer en la infancia es poco común, estos son los principales problemas que deben superarse, según un informe de SIOPE La Sociedad Europea de Oncología Pediátrica, puesto en marcha en el Congreso Europeo sobre cáncer de 2015 [1] en la actualidad.

“El Plan Estratégico SIOPE: un plan europeo del cáncer para niños y adolescentes” [2] establece los planes de la Comunidad Europea de Hematología Pediátrica Oncología para mejorar tanto la tasa de curación y la calidad de vida de los sobrevivientes de cáncer infantil sobre la próxima diez años, con el objetivo último de aumentar la supervivencia libre de enfermedad y libre de efectos finales. El cáncer sigue siendo la primera causa de muerte por enfermedad en niños de un año y más en Europa, y con más de 300.000 ciudadanos europeos son sobrevivientes de cáncer pediátrico. Además de los efectos secundarios del tratamiento, cinco años después del diagnóstico estos supervivientes aún tienen un riesgo de muerte que es más alta que la de la población general.

“Este es un problema grave, para los pacientes, sus familias, y para los servicios de salud, con grandes desigualdades existentes en toda Europa”, dice el profesor Gilles Vassal, del Instituto Gustave Roussy, Villejuif, Francia, y el presidente de SIOPE. “Añadir a esto el hecho de que el 35% de estos cánceres normalmente se producen antes de que el niño tiene cinco años, y que muchos cánceres pediátricos son difíciles de tratar, y se entiende por qué pensamos que es esencial para tratar de abordar este problema de una manera práctica camino.”

El informe, elaborado tras una amplia consulta, que incluye conversaciones con los padres, los pacientes y los supervivientes, expone los problemas existentes y propone soluciones para hacer frente a ellos. Formó parte del proyecto 7º Programa Marco de la UE ‘Red Europea para la Investigación del Cáncer en Niños y Adolescentes (ENCCA) [3]. Entre estos problemas son la falta de acceso a nuevos medicamentos para los pacientes infantiles; falta de fondos; las diferencias en toda Europa en el acceso al tratamiento y, por tanto, la supervivencia; y el hecho de que la oncología pediátrica fue relativamente aislada de la comunidad adulta oncología.

Pero no todo es sombrío, dice el profesor de vasallos. “Progresos importantes, tanto actuales como se esperaba, la comprensión de la biología del tumor pediátrico a través de tecnologías de alto rendimiento cada vez más ampliamente disponibles nos ayudará a desarrollar terapias dirigidas efectivas. Y el apoyo a la oncología pediátrica mostrada por la Comisión Europea y el Parlamento no sólo proporciona recursos, sino también aliento para los que trabajan en el campo “.

Sin embargo, según el informe, hay una tendencia preocupante que los políticos piensan que la tasa de curación del 80% observado en el cáncer pediátrico significa que no es un problema importante y que, por tanto, esfuerzos sólo debe concentrarse en la prevención del cáncer en adultos y en el cáncer de transformación en una enfermedad crónica en una población que envejece. Con el fin de tratar de moverse hacia adelante esta situación, el informe establece una serie de objetivos, y enumera los factores clave que serán necesarios con el fin de alcanzarlos. Estos incluyen un compromiso de todos los organismos de financiación para financiar proyectos y estructuras de relevancia a la oncología pediátrica; una fuerte asociación con los pacientes, padres y sobrevivientes, incluyendo una mejor comunicación y difusión de información; mejor colaboración con la oncología de adultos; asociaciones e inteligentes y transparentes con la industria.

“Uno de los objetivos más importantes se centra en el aumento de nuestro conocimiento de la biología de los tumores pediátricos,” dice el profesor Martin Schrappe, de la Universidad de Kiel, Alemania, y SIOPE Presidente Electo. “Los cánceres en adultos son el resultado de un proceso de múltiples pasos, por lo general después de la exposición a agentes carcinógenos externos, tales como el tabaco, el alcohol, y la dieta, y, a menudo progresan durante muchos años. tumores malignos pediátricos se desarrollan temprano en la vida y en un periodo de tiempo mucho más corto; esto sugiere que se requieren menos fuertes y eventos para que puedan avanzar. En comparación con los cánceres en adultos, la mayoría de ellos muestran un menor número de defectos genéticos y tienen una menor complejidad genética.

“Se ha avanzado mucho en la comprensión de la biología del tumor pediátrico, y esto ha llevado al descubrimiento de algunas características únicas de cáncer. Ahora tenemos que utilizar las tecnologías modernas e innovadoras para descifrar aún más los mecanismos de desarrollo de tumores pediátricos, la progresión y la recaída, y acelerar su traducción a la clínica “.

Con el fin de hacerlo de manera eficaz y justa, según el informe, las interacciones deben reforzarse en varios niveles – entre las redes de equipos de investigación básicos, entre los científicos básicos e investigadores clínicos, y por el aumento de la participación de los pacientes y los padres en la búsqueda de una forma personalizada medicamentos. SIOPE supervisará los avances a través de la investigación de los resultados.

Otra cuestión importante para SIOPE está mejorando la calidad de vida de los sobrevivientes. “Creemos que en el año 2020, habrá cerca de medio millón de sobrevivientes de cáncer pediátrico europeos, y muchos de ellos tienen efectos secundarios que son lo suficientemente graves como para afectar su vida cotidiana. Si bien el hecho de que todos los que sobreviven es un motivo de alegría, tenemos el deber de proporcionarles una atención óptima a largo plazo de modo que el resto de su vida puede ser tan normal como sea posible. Una forma de hacer esto sería la creación de un “pasaporte de supervivencia ‘para cada niño y el adolescente curado de un cáncer. Esta contendría una historia de su enfermedad y tratamiento, junto con las medidas de seguimiento pertinentes encaminadas a mejorar su calidad de vida, y una base de datos para almacenar los datos clínicos y, por tanto, facilitar el seguimiento y la investigación “, dice el profesor Schrappe.

“¿Por qué mi hijo tiene cáncer”, es una pregunta frecuente, pero con la misma frecuencia sin respuesta. Debido a que se sabe muy poco acerca de las causas del cáncer infantil, esto no es sorprendente, dice el informe. Lo que se necesita es aumentar la comprensión de una predisposición al cáncer en los niños mediante el uso de secuenciación del genoma completo, y hacer frente a preguntas sobre las posibles causas ambientales de tales tipos de cáncer a través de estudios basados ??en la evidencia.

“Estamos orgullosos de haber alcanzado un consenso sobre los pasos importantes que se deben tomar para abordar el problema del cáncer infantil en Europa”, dice el profesor de vasallos. “A través de la fijación de objetivos específicos y que se pueden obtener, el fortalecimiento de la colaboración y el establecimiento de asociaciones de financiación, creemos que vamos a ser capaces de hacer una diferencia real en las vidas de los sobrevivientes de cáncer pediátrico. Nos gustaría ver nuestro informe a formar la base de un Plan europeo del cáncer para los niños y adolescentes, e instamos a todos los agentes a cooperar con nosotros con el fin de ver suceder esto “.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *